El blanco
Al principio del todo
eran los pigmentos.
Llenos de voz.
Rojo verde lima,
vibraciones extáticas.

Una mañana diáfana,
una mujer capta
entre sus dedos
la ternura del alba,
la desliza sobre el mundo.

Pureza del instante,
ella lo entrega justo aquí,
entre sus hombros y su ombligo,
donde se anuda el deseo.

Relámpago crudo!
Aparece la luz,
lienzo que deslumbra los colores.
Nacimiento pulcro,
origen del mundo.

Su baile se vuelve aire.
Nacen todas las diosas,
también las griegas,
intrépidas y salvajes.

Una mañana diáfana.
Nace el blanco.
Ese aroma hipnótico,
templo de los acordes humanos.
Dios de la ausencia, pura.
Unión de extremos.
Origen del color.

Justo aquí,
Un latido.
Un latido de fuego,
Un latido blanco.

Pide cita: